miércoles, 17 de octubre de 2012

"... Y MASQUEMOS"

¿De verdad que nunca le habeis oido decir a vuestra abuela "mascás y masquemos"? ... (los que sean paisanos, claro).

Pues de eso va esta entrada. Ya que no consigo sacar tiempo para escribiros nada decente os dejo con un par de pinceladas de "mi actualidad":

La primera se trata de un video que un compañero de trabajo me mandó; es uno de tantos que hablan de la crisis, pero éste, no sé, quizá por cómo se lo han currao en los diálogos los autores, me ha hecho bastante gracia, por ello he querido compartirlo con vosotros como primer "masquemó" del día:

video

El segundo ... bueno éstos dos no necesitan presentación, pero por si hay algún despistado o alguien nuevo ... además, como a ellos les gusta eso de las presentaciones:

Señoras y señores ... (en uno de los embalses de La Barranca) ... con ustedes: 
¡¡ FOFITO Y ATREYU !!

miércoles, 10 de octubre de 2012

Guardería a 2.000

Tal vez para los afortunados que residan en “la cuna del Boto” 2.000 € sea excesivamente caro para una guardería, pero ya os digo que por “la Centro-iberia” se “agarrarían” las madres por meter a sus hijos en una guardería con esa cuota anual …; de cualquier modo no van por ahí “los tiros” de esta entrada, no va la cosa de “leuros” sino de metros, de metros de altura … en torno a esa altitud nos movimos el pasado Sábado, un grupo de “monitores” junto con una tropa de niños, vamos lo que os conté la semana pasada que haríamos.
Antes que nada quisiera explicar un poco el mapa, porque es un apaño del original de la ruta que asciende a la cima de Peñalara, que he tratado de difuminar con color amarillo, y he completado nuestra ruta con una línea roja … en definitiva, que tienen que echarle imaginación para averiguar por dónde cXXX cogimos … bueno, eso o leer todo el relato … Tuvimos que levantar a los niños tempranito para estar antes de las 10 en el parking del Puerto de Cotos, que aunque parece bastante amplio, se llena a horas bien tempranas. Así, en torno a esa hora, partimos el nutrido grupo dirección las lagunas; pensaba hacer un recorrido de ida y vuelta por el recorrido más fácil (el de la derecha de la imagen anterior), pero como siempre que van muchos, algunos empezaron a “tira palante” como locos, precisamente los que menos sabían por dónde iban … así lo único que podía ocurrir es lo que ocurrió: se pasaron del desvío que había que tomar a la derecha y encararon “con dos cojXXX” la ascensión directa a la hermana Menor.
No es que sea especialmente dura, pero para unos infantes entre 3 y 7 años y la mayoría de los adultos (por no decir adultas) que el único deporte que hacen es “cuando les toca arriba” (y ya se imaginan que no es un deporte muy prolongado … ni muy habitual), después de salvar unos 250 m de desnivel (justo donde nos desviamos para ir al Refugio) estaban reventados, tanto que apenas hacía 40 minutos que salimos y ya hubo que parar un buen rato. En la imagen anterior ven a “Miposa” y Emi como posan sus posaderas (que pa eso las tienen bien “hermosas”) mientras yo le indico que tendríamos que subir a la cima y Rubén aprobando la propuesta … porcierteando, ahora a mi primogénito también se le puede llamar “Atreyu”, si, como el del La Historia Interminable … ya os lo contaré …
Por una senda, ahora más o menos horizontal, se llega al ya citado Refugio de Zabala (imagen posterior), pero antes hay que pasar este puentecito sobre un arroyo, que Miposa tuvo a bien fotografiar (imagen anterior). Aquí se observa, como por mucho que los “cabreros” traten de aguantar al “ganao”, siempre algún chivo se les escapa …
En parte me vino bien esa equivocación de primera hora, ya que así me permitió conocer este refugio, que aunque de lejos ya lo había visto en varias ocasiones, nunca me acerque a su puerta. En la imagen anterior la foto de todo el grupo, dónde estamos al completo las familias Carretero, García y Vázquez, además de Elena y su hija Sandra y, en solitario, Jose Antonio. Soy consciente de que en la imagen no se aprecian bien las caras, por eso os amplio la de “Atreyu”, para que vean su expresión (no hay foto en la que no ponga “cara bobo”):
Tras descansar otro poquito en esas escaleras, continuamos nuestro camino hacia la Laguna grande, ahora toca bajar un pedregal con fuerte pendiente para llegar hasta la Laguna Grande de Peñalara. En la siguiente imagen, si se fijan, verán a la izquierda a lo lejos el Refugio Zabala, entre éste y José Antonio el barranco por donde hemos bajado y en primera plana “al santo Job” …, como era el único sin niños hizo de “supertito” (¿dónde he usado esta palabra antes hoy? … jeje, un beso Esther).
Esa laguna estaba a “rebozar” de gente (como La Plaza según el amigo Antonio DS en su blog), por eso ni nos paramos a verla, pero como los niños y “las mayoras” estaban ya cansados y con hambre (no eran ni las 12:30), tuvimos que parar a reponer algo de fuerzas, cosa que algunos no entendieron bien y se metieron entre pecho y espalda media barra … así cualquiera los movía luego.
Cuando llegó el momento de arrancar tocaba subir hasta alcanzar el llamado “Mirador de Javier” (que es donde se unen de nuevo los caminos, rojo y rosa). Los que iban recién comíos porque tenían el estomago lleno y el resto simplemente por canasancio acumulado, pero lo cierto es que no llegamos a nuestro objetivo final (Laguna de Los Pájaros) y nos quedamos apalancados en una praderita junto al arroyo por donde desaguan “5 Lagunas”, junto ese arroyo que está intentando pasar Ivan … justo el arroyo donde metió sus pinrelitos por dos veces … para una primera hubo recambio, pero con los pies mojados de la segunda vez tuvo que hacer todo el camino de vuelta …
La mujeres, como se puede comprobar, no estaban “ni cansás ni ná” … pero no llevábamos ni 8 km en total, así que yo me resistía a no acabar al menos la rutilla que teníamos planteada ¡pa los niños! … por ello convencí al resto de padres y al “supertito” para acabar nosotros rápido con la etapilla, y en poco más de media hora llegamos a la Laguna de los Claveles primero, en la imagen con la mole de Peñalara detrás …
… y a la ya nombrada Laguna de los Pájaros, con la Peña homónima observando nuestros movimientos … bueno, mejor dicho, observando nuestra quietud …
Una vez de vuelta al “campamento base”, pasadas las tres de la tarde, ahora si que era la hora de comer, ahora si que nos clavamos los dos que quedamos por comer (Javier y servidor) nuestros buenos bocadillos acompañado con patatas, queso y la botella de vino que llevaba cargando con ella tol día …; Repuestas energías, reposadas éstas un ratito y tomado hasta café del termo (que también cargué con él), retomamos nuestro camino de vuelta, en principio subiendo hasta el ya conocido Mirador de Javier donde los párvulos corrían para subirse en la piedra que tiene la placa que le da nombre (entre las manos de Iván Jr.). Al fondo se pueden ver las Cabezas de Hierro:
Y solo nos quedaba bajar una fuerte pero corta rampa y tomar el “Camino de Dora la Exploradora”, así me dio por decirle a los niños que se llamaba el trozo de recorrido que nos quedaba, porque era de lo más comodito y arregladito que se puede uno encontrar en la montaña. Una vez en el Puerto, cuando ya más de uno estaba pensando en la birritas que se iba a tomar, resulta que estaba el único bar existente como el Bar de Las Calañesas cuando pasó la diana por delante … totá, que decidimos irnos a Moralzarzal y allí cayeron una cuantas … y todo sea dicho, algún cigarrillo también cayó que aunque intento seriamente dejarlo, más serio (pasando lo mosqueao) me pengo cuando el etanol llama (a grito pelao) a la nicotina …

jueves, 4 de octubre de 2012

POR MONTARME A LA MARTINA

Os transcribo un email que envié a los compañeros de curro y excursiones (algunos salen en la foto, que es de hace algunas semanas en el Cerro del Telégrafo), para hacer una convocatoria para este fin de semana. No es la típica entrada de “este nuestro blog”, pero éstos, como no están muy acostumbrados a mis “redacciones”, se han reído bastante, así que, aunque sé que no os hará tanta gracia (más que ná porque no conocéis a los personajes), no está demás que vean que por aquí también tengo vida …


Buenassssss:

A la vista de los últimos acontecimientos ciclistas en los que parece que nos tengan que poner “ruedines” a todos … a saber:

- Luis Vicente de baja por un fuerte esguince en el hombro (cayó en mala posición a la temeraria velocidad de 2 Km/h).

- Jose Antonio tiene que dormir siempre del lado izquierdo, porque el derecho lo tiene completamente lleno de moretones de las múltiples caídas hacia el mismo lado al no darle tiempo a sacar los pies del pedal (estrenó pedales automáticos).

- Roque aún debe de estar escupiendo algunas hojas del árbol que se comió y le dejo los brazos con más rayas rojas que un Atlético-Atleti …

- Quien suscribe aún luce muñequera y moretones por todo el cuerpo, por no hablar de mi desvirgación anal con el manillar … (caí, por delante de La Martina)…

Pero es que la cosa ya viene siendo chunga desde semanas atrás:

- Carlos casi tira 600 pavos a la basura (se cayó estrenando bici y le dejó ambas ruedas “ocheadas”, el cambio jodido y toda arañada. Por suerte la compró en el Corte Inglés y allí a poco que te lo curres te la cambian …)

- Iván tuvo que reponer la nevera al vaciársela unos indigentes … parece que no comían en semanas… (nos invitó a unas birras en su casa al terminar la ruta y algunos casi pernoctan allí…)

- A Curro casi lo perdemos, porque según el chivato del “marcapasos ese” (pulsómetro) estaba más tiempo “pallá” que “pacá” …

- Juanjo, como suele ser habitual y en sus propias palabras: “¡ya no vengo más!” …

… En definitiva, creo que este fin de semana es el propicio para dejar reposar un poco nuestras máquinas (y nuestras magulladuras) y dedicarnos un poco al “pateo”, ¿no os parece/apetece?.


Así que este finde toca dar un paseo, posiblemente con la familia, y como eso promete, pues prometo manteros informados …

martes, 2 de octubre de 2012

O MEU CAMIÑO

 “Meu camiño comenza
desde meu porta.

Desde meu porta,
meu camiño comenza
desde meu porta,
meu camiño comenza
desde meu porta.

Desde meu porta,
pero no terminose
ni con la volta,
pero no terminose
ni con la volta.

Todos os días do ano eu,
sentome peregriño, eu,
sentome Xacobeiro
y fago O Camiño soñando
todas as veces que quero”

Por supuesto que esto no está escrito en un Galego que aprobase Camilo José Cela o la mismísima Rosalía de Castro, es algo así como el “italiano macarrónico” que pudiese hablar cualquiera de nosotros, pero, en definitiva, esta fué “la banda sonora” que cantaba para mis adentros cada vez que me abstraía un poco en ese largo Camino Primitivo a Santiago (y os puedo asegurar que fueron bastantes).

Ésta es otra de las experiencias que os quiero relatar en esta recién estrenada temporada, aunque prometo que trataré de hacerlo, como siempre, lo más ameno posible, sin pretender que usen esto como guía o algo parecido (van aviáos si lo intentan …), sino más bien como todo lo contrario … es decir, en vez de lo bonito, os contaré los contratiempos, los errores cometidos y lo absurdo de muchos de nuestros actos, allá por tierras asturianas y gallegas.

Por poneros un ejemplo, empecemos por el principio: El llamado Camino Primitivo comienza en Oviedo (transcurriendo por las comarcas del interior), ciudad a la que llegamos el viernes 22 de Junio pasadas las 8 de la tarde. La primera gilipollez que hicimos (mea culpa), fue el intentar ganar tiempo, ya que teníamos que hacer 320 km en apenas 9 días … ya les hago yo las cuentas, más de 35 km diarios …

Así que, en lugar de buscar el albergue ovetense, hospedarnos y hacer algo de turismo por allí, nos pusimos ya en marcha dirección El Escamplero, que no es más que una aldeilla con albergue, la cual según las guías estaba a 12 km (según nuestras cuentas poco más de dos horas), sin embargo nadie nos habló de las cuestas asturianas … ¡Diós mio!, ¿Cómo coño suben por aquí los coches? … simplemente espectaculares, de éstas que tienes que echarte “palante” pa poder andar … algo así como la cuesta del santo, pero todos los pueblos iguales …


(Única foto que sacamos del primer día, a la salida de Oviedo.  Ya se observa que empieza a escsear la luz..)

Así llegamos al dichoso Escamplero, cerca de las 11:30, el del bar dónde tenían las llaves del albergue ya nos riñó por llegar tan tarde, pero es que nos costó la misma vida que los guiris que estaban ocupando el albergue, se despertaran y nos abrieran.

Allí andaban una familia de holandeses (vamos, por las pintas …) de 4 miembros, y una pareja de abueletes franceses, así que por no hacer ruido ni nos duchamos ese día, nos comimos unas barritas y “al saco” … ¡empezamos bién! …